post-title Auditoría SEO de una web II: factor técnico y factor contenido https://elementalchefs.es/wp-content/uploads/auditoria-seo-2.png 2017-05-02 13:18:39 yes no Publicado por Categorías: Becaria

Auditoría SEO de una web II: factor técnico y factor contenido

Publicado por Categorías: Becaria
Auditoría SEO de una web II: factor técnico y factor contenido

¡Buenas!

Hoy os traigo la segunda parte de esta serie de post sobre auditoría SEO, que empezó la semana pasada con Auditoría seo de una web: nociones básicasEn ese primer contacto hablando de la auditoría seo de una web, traté de explicar cómo funcionaba Google, así que hoy intentaré responder a una de las preguntas que más interesa en marketing online, y que será el objetivo de la auditoría seo de nuestra web: cómo conseguir que Google me posicione en las primeras páginas de los buscadores.

Auditoría SEO II: Google ¡quiéreme!

Google cuenta con más de 200 parámetros para determinar la jerarquía de las webs que nos enseña. Lógicamente no podemos estar siempre pendientes de cumplir todos estos parámetros, así que os explicaré aquellos elementos que Xavi Haro considera más importantes para la auditoría SEO, clasificados en dos grupos: factor técnico y factor contenido.

Los primeros factores a tener en cuenta durante la auditoría web son los diferentes elementos que forman la página: la URL, el Title y el H1.

La URL es muy importante ya que los motores de búsqueda como Google necesitan saber sobre qué trata nuestra web. Además de eso, la URL será lo que nos ayude a posicionar utilizando las palabras clave.

Por tanto, ¿cómo debe ser la URL? Debe ser considerada lo que denominamos Friendly. En auditoría web, una URL friendly es aquella que utiliza las keywords y palabras con sentido lógico, no URL formadas por números y símbolos aleatorios. Es conveniente que la palabra clave aparezca en el dominio, y, sino, lo más próxima a él, es decir, lo más a la izquierda posible dentro de la URL.

Etiquetas Title y H1

Ahora hablaremos de las dos etiquetas de lenguaje HTML más importantes en una auditoría web: el title y el h1. Para encontrar estas etiquetas debemos acceder a la fuente de la página y buscarlas directamente allí, esto puede hacerse de varias maneras pero para los que no tengáis ni idea de cómo va podéis simplemente entrar en la página con la que vayáis a trabajar en la auditoría web y utilizar las teclas Ctrl+U, así accederéis al código HTML.

El title es un pequeño texto que resume el contenido de la página web y es uno de los principales factores que Google analiza para posicionar nuestra página. Por este motivo, el title debe describir la página web utilizando las keywords.  

Por otro lado, el h1 sería como el encabezado de la página por lo que también debe contener las keywords y debe limitarse a uno por página.

El análisis de estos dos elementos no puede faltar en nuestro informe de auditoría seo de la web.

El archivo robots.txt

Otro elemento a tener en cuenta en la auditoría SEO es el fichero robots txt. Este fichero se utiliza para decirle a Google que páginas de nuestro site queremos indexar y cuáles no. No se crea por defecto, de hecho una web puede no tenerlo, pero es conveniente para ahorrarle trabajo a Google y conseguir que se centre en aquellas cosas a las que nosotros damos más relevancia.

Durante una auditoría seo de la web es importante ver si dicha web tiene el fichero creado o no y, si lo tiene, debemos fijarnos en si se está utilizando de forma correcta ya que un pequeño error en el uso de las etiquetas puede ocasionar que le estemos diciendo al robots que no indexe ninguna de nuestras páginas, por lo que no estaríamos posicionando.

La información de robots es pública, por lo que para obtenerla sólo tenemos añadir al final de nuestra URL el código /robots.txt y podremos acceder a toda la información. Durante una auditoría web, lo que principalmente nos debe preocupar es el uso de la etiqueta “disallow” que es la que marca que no queremos indexar.

auditoria seo

El Sitemap

El tercer parámetro a tener en cuenta en la auditoría web es el sitemap. El sitemap es un mapa de la página web, y sirve para decirle a Google que contenido hay en nuestro site y cómo se divide. No es necesario tenerlo pero Google lo valora positivamente, por eso es un factor a tener en cuenta durante el proceso de auditoría web.

A diferencia de robots, esta información no es pública por lo que para acceder a ella necesitamos tener las contraseñas pertinentes. Estos datos los conseguiremos utilizando la herramienta webmaster tools, un servicio gratuito de Google que permite comprobar la indexación del site, entre otras cosas.

Adiós al contenido duplicado

Otro de los parámetros que tendrán mayor relevancia para el posicionamiento de nuestro site es el contenido duplicado. ¿Y qué entendemos por contenido duplicado? Contenido en nuestra web (o URL) que es similar en el 50% o más al contenido de otra URL.

Lo que debemos comprobar durante una auditoría SEO es si nuestro site tiene contenido duplicado, ya que si Google entiende que nuestro contenido ya existe no lo indexará. Para comprobarlo podemos utilizar la herramienta duplicate content checker que ofrece información sobre cualquier web de forma pública. Los problemas de contenido duplicado suelen darse en webs que tienen estructuras similares, como podría ser el caso de los menús de la web de Bendita Cocina que se organizan todos de la misma forma; y para solucionarlo existen diversas alternativas, pero una de las más sencillas sería no indexar todos los menús, para que no tenga que ser Google quien lo penalice.

Thin Content

Otro factor al que debemos prestar atención durante la auditoría web es lo que se denomina Thin Content. El Thin Content se le llama a aquellas páginas que tienen muy poco texto, por lo que son consideradas “basura” por Google. Por este motivo, durante la auditoría web debemos comprobar que las URL tengan un contenido superior a 300 palabras.

El último de los factores técnicos de importancia para la auditoría web es el rendimiento, es decir, la optimización de carga de la página. Para que este parámetro se cumpla, nuestra web no debería tardar más de 2 segundos en cargar.

Durante una auditoría SEO debemos detectar los factores que influyen en el rendimiento. Para analizarlo pueden utilizarse diferentes herramientas como gtmetrix.com, tools.pingdom.com o pagespeed.com, que comparten la información de forma pública, por lo que sólo necesitas el dominio de la web. De esta forma, proporcionan un pequeño informe sobre tu página en el que debemos prestar especial a atención a los datos: “Faster than”, que debe ser superior al 60%; “Mayor rapidez que”, que nos compara con otras webs; y los tipos de errores que existen, que serán negativos siempre que estén por debajo de las letras A y B. Cuándo hagamos este análisis es importante no hacerlo sólo con una URL de nuestra web, sino con varias, ya que los errores pueden variar de unas a otras y de no detectarlo, afectaría a la calidad de la auditoría seo web.

¿Cansados de tanta información? La verdad es que este post es bastante denso, pero, ¡tranquilos! Ya casi hemos terminado.

keywords y Domain Authority

El segundo bloque de la auditoría web es el factor contenido, donde prestaremos atención a dos puntos clave: keywords y Domain Authority.

Las keywords son uno de  los factores más importantes para el posicionamiento, por lo que en la auditoría web debemos analizar si estamos utilizando las palabras que más nos conviene. Para esto, se puede utilizar la herramienta Keyword Research Tool que nos aporta información sobre las búsquedas de una keyword con datos de cantidad, ubicación, estacionalidad, etc…

Una vez realizado el keyword research, se debe aplicar la información obtenida a la parte de factor técnico donde se utilizan las keywords.

El último punto a analizar durante la auditoría seo es el Domain Authority de nuestra web. El DA es un dato numérico entre 0 y 100 que se calcula en función a 2 o 3 variables distintas, pero la más importante es la de los links. Google realiza su propio DA de forma interna, pero existen algunas herramientas como open site explorer que realizan cálculos similares a Google y que permiten conseguir esta información de forma pública. Este dato resulta interesante en la auditoría web porque nos permite hacernos una idea de cuánto debemos mejorar nuestro posicionamiento comparándolo a nuestros competidores aunque, en líneas generales, consideramos que beneficia al posicionamiento a partir de unos valores del 15, más o menos, y en valores superiores al 30 ya estaríamos hablando de una web que podría monetizar por sí misma.

¡Y esto es todo, amigos! Espero que este post os haya resuelto algunas dudas, enseñado algo nuevo sobre la auditoría web o que simplemente os haya entretenido. Si tenéis alguna duda o propuesta que queráis plantearme sobre auditoría web o cualquier otro tema, ¡adelante! Intentaré ayudaros en todo lo que esté en mi mano.

¡Hasta el próximo post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*